Un líder desmotivado

29 may. 2011

Un líder desmotivado

He desarrollado desde hace veinte años una carrera bastante exitosa en los sectores industriales y de representación comercial. Hace un año, la multinacional para la que trabajaba como director general abandonó el mercado español, tuvo que moverme y conseguí un puesto como director gerente en una empresa familiar mediana. Gano mucho menos que antes, y siento que las posibilidades del puesto no están a la altura de mi trayectoria, es frustrante porque, más allá de gestionar el día a día, no hay proyectos que consigan estimularme. También sé que el mercado no está para alegrías y que ya estoy entrando en la recta final de mi carrera. ¿Es lógico resignarse a no seguir creciendo como directivo? L.S. Madrid

RESPUESTA. La palabra "resignación" no tiene cabida en el vocabulario de un directivo. Una situación poco gratificante como la que está viviendo, tanto a título personal como profesional, en un entorno como el actual, puede dar lugar a que afloren los sentimientos más negativos que uno se pueda imaginar, pero también es bueno que piense que tiene una ocupación, aunque no sea su situación ideal. Esto es un punto de partida para empezar a construir.

Está en lo mejor de su vida profesional y, por lo que parece, ha acumulado una experiencia y un conocimiento que, seguro, le sitúan en una excelente posición para abordar el futuro. Piense que las opciones pueden ser amplísimas si se plantea capitalizar esa experiencia y conocimiento, identificando oportunidades de negocio e impulsándolas en primera persona, como emprendedor.

Es un momento en el que efectivamente hay muchas dificultades en el día a día, pero también están cambiando muchos comportamientos en la sociedad, en las empresas y en los individuos, y ello hace aflorar oportunidades que hasta ahora no existían.

Además, dada la longitud de su trayectoria, esta no habrá sido la primera vez que vive una coyuntura desfavorable. Es cierto que las anteriores las vivió más joven y con otro pensamiento, pero, precisamente por ello, ahora debe abordar la situación desde la serenidad y seguridad que le da la edad; porque la edad que tiene ahora es un factor a favor, pero para ello tiene que ir acompañada de seguridad en sí mismo y en sus posibilidades.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España