Desde hace unos meses estoy moviendo activamente mi perfil en busca de nuevas oportunidades, después de cinco años con cargos de responsabilidad en mi actual empresa, en la que no veo posibilidades de promoción. Aparte de disponer de un currículo bien editado, tengo entendido que ahora las búsquedas pasan por una investigación exhaustiva de los candidatos en Google, redes sociales, etcétera. No es que tengo nada que ocultar, más allá de algunas fotos de fiestas con amigos y rastros de mi activismo político, pero ¿es conveniente depurar nuestro historial en Internet? ¿Hay forma de asegurarse de que no resulte perjudicial para nuestro interés profesional. J.B. Internet

RESPUESTA. Esta es una preocupación muy frecuente actualmente, quizás porque son muchas las personas, sobre todo aquellas en las que su llegada a la edad adulta coincidió con el inicio y auge de las redes sociales, que constatan que parte de su intimidad está al alcance de millones de personas en todo el mundo. Muchos de los jóvenes que se unieron entonces a las redes sociales más potentes del momento, como Facebook, lo hicieron por un sentido lúdico y para compartir experiencias con sus "amigos" de la red. Pero pasaron por alto que la mayor parte de esta información está al alcance de muchas más personas que las que forman el círculo íntimo.

Creo que la máxima a aplicar en este caso es: "Si no quieres que algo sea público, no lo cuelgues en la red". La "intimidad" digital no existe, excepto en su correo electrónico privado o en las conversaciones uno a uno. Tampoco hay que dramatizar pensando que las empresas recurren a detectives para rastrear la red en busca de los puntos débiles de posibles candidatos a empleo.

Lo que sí es cierto es que el "perfil" que se construye en la red aporta mucha información sobre usted: su forma de actuar, su relación con los amigos, sus valores, creencias... Esta información, transmitida de persona a persona, tiene connotaciones y matices que en la red no se aprecian y, al tratarse de datos, hechos, opiniones e interacción con amigos, puede llegar a caricaturizar determinados comportamientos.

De modo que no se trata tanto de "esconder" o "limpiar" un perfil, sino de ser consciente de que es una información que está viva y que se presenta sin matices; pudiendo, por ello, dar lugar a interpretaciones  erróneas. Los hechos que cita (fiestas con amigos o activismo político) son parte de su experiencia vital y, por tanto, de su currículo. Se supone que un buen entrevistador debe entender que todas estas vivencias han contribuido a conformar la personalidad y el carácter de la persona que tiene delante. Y, de cara a establecer una cierta relación de transparencia, estos hechos no deben ocultarse.

- Sonia Mª Pedreira de Pinho, Consejera Delegada de Odgers Berndtson

Sonia Mª Pedreira de Pinho

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?