Sin un cambio profesional que seguir

22 mar. 2009

Sin un cambio profesional que seguir

Llevo 27 años trabajando en el sector de las tecnologías de la información, primero como directivo del área comercial en varias compañías, y desde hace cuatro años como consultor independiente. Mi aventura empresarial no ha acabado de despegar, y la actual crisis me ha llevado a cerrar el negocio. Tengo la impresión de trabajar en un campo agotado y, a mis 52 años no me siento con ánimos de cambiar de profesión, ni creo que me surjan oportunidades tras un reciclaje de ese tipo. La prejubilación no es posible por razones económicas. ¿Tienen alguna idea de hacia dónde dirigir mis pasos? F.H. Valladolid

RESPUESTA. En primer lugar, debe intentar cambiar la percepción que tiene usted de la situación en la que se encuentra. No como si no pasara nada, que sí pasa, pero sí pensando que puede ser el momento adecuado para reflexionar sobre cuál ha sido la experiencia que ha ido acumulando a lo largo de su trayectoria profesional. Intente sacar conclusiones y de identificar de forma estructurada sus fortalezas y debilidades. Así, seguro que podrá identificar también algún área de oportunidad en la que poder seguir desarrollando sus capacidades profesionales.

En paralelo, deberá mantener activados sus contactos de todo tipo, promoviendo un encuentro personal con aquellos que puedan brindarle un nuevo enfoque a su situación. No les pida trabajo pero "acepte" consejos, toda recomendación puede ser buena en estos momentos y quizás le ayude. Actualice y envíe su currículo a empresas de búsqueda de directivos. Gestione adecuadamente la información y el estado de ánimo que transmite a su entorno más cercano: cónyuge, hijos... Recuerde que ellos no manejan las mismas claves que usted y puede provocarles una ansiedad innecesaria. Es verdad que es un momento duro, pero también que es una ocasión para abrir la mente y contemplar alternativas que hasta ahora probablemente no pasaban por su cabeza. Es necesario ser más flexible en aspectos como la localización del puesto de trabajo, el salario, etcétera, y aceptar el hecho de que su situación profesional puede enfocarse hacia actividades y posiciones más modestas, sin dejar por ello de resultar gratificantes.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España