Soy un economista de 48 años con una larga trayectoria como gestor de empresas. Hace tres años fui contratado por el dueño de una empresa familiar del sector de la alimentación para asumir progresivamente su gestión que él quería profesionalizar para centrarse en lo que le divierte: la innovación de productos. Inicialmente desembarqué como director de una filial, para no herir susceptibilidades de otros directivos, con la promesa de que poco a poco iría asumiendo responsabilidades. Después de este tiempo, me encuentro con que me pagan estupendamente y vivo tranquilo, pero ni rastro de lo prometido. Cuando saco el tema, recibo largas y buenas palabras, pero nada concreto. ¿Debo forzar la situación, o dejarlo correr y enterrar así el resto de mi vida profesional? S.R.F. Valencia

RESPUESTA. Si bien el planteamiento inicial que le hicieron es bastante habitual en una empresa familiar que quiere profesionalizarse, son pocas las que al final vencen su propia resistencia al cambio (más bien la de sus dueños) y deciden afrontar con valentía y determinación un proceso que conlleva depositar confianza en un tercero ajeno a la familia y renunciar a parcelas de poder. La complejidad de ese proceso varía en función de la edad, formación y cercanía a la fundación de la empresa, de la generación que detente la propiedad en ese momento.

La disyuntiva a la que se enfrenta no es fácil. Puede que las oportunidades profesionales que le surjan en el futuro sean cada vez más escasas en el futuro y usted no parece dispuesto a convertirse en parte del mobiliario de una empresa. Por eso, quizá sea oportuno que se ponga discretamente en el mercado, contactando con firmas de búsqueda de directivos, mostrando un interés razonable en valorar oportunidades profesionales que se ajusten a su perfil y asegurándose de que traten su situación con la debida confidencialidad.

Además, con el debido tacto y cuando surja la oportunidad, plantee a la persona que le contrató una reflexión sobre el cumplimiento de expectativas mutuas hasta el momento y, en función de ello, los compromisos que ambas partes pueden alcanzar para un futuro a medio plazo.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España

Luis José Murillo

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?