Soy el director general de una pequeña compañía propiedad de mi familia. A la vuelta de Navidad me he encontrado con la misma situación que otros años. Antes de fin de año tuve el enésimo encuentro y charla con uno de mis principales directivos. La discusión fue motivada por las reclamaciones de su equipo y del resto de áreas de la compañía por su falta de iniciativa, compromiso y motivación. ¿Cómo puedo enderezar esta situacuión? J.L. Barcelona

RESPUESTA. En enero, todos nos marcamos retos para todo el año. Es decir, rebrotes de ilusión para hacer mejor las cosas. Los gimnasios se atiborran de gente en busca del nirvana del adelgazamiento posnavideño, mientras que los despachos y oficinas se llenan de empleados ilusionados por afrontar un gran año laboral.

Pero en mucha gente (y podría ser el caso que nos indica) el optimismo y la ilusión solo duran un tiempo porque ese "ritmo" es difícil de mantener. A medida que avanza la experiencia laboral, el reprise va menguando, la capacidad de empezar de nuevo, de esforzarse y de alcanzar un nuevo objetivo suele bajar en la mayoría de la gente que no sabe dosificarse y rendir a un ritmo alto pero constante.

Normalmente, cuando aparece el primer bache en la carrera profesional de cada uno, se ve la grandeza y el porvenir del profesional. La capacidad de levantarse, buscar nuevos retos, recobrar la ilusión y la autoestima y volver a coger ritmo, superar las adversidades y mantenerlo durante mucho tiempo son temas que diferencian al empleado excelente del "normal". En el caso de su directivo, esto se ha repetido varias veces, y si insiste en darle una nueva oportunidad, posiblemente en un periodo de tiempo volverá a encontrarse en la misma situación.

Puede hablar con él de nuevo y recomendarle los tres aspectos clave a tener en cuenta para superar estos vaivenes: estar preparados mentalmente, estar bien físicamente y, por último, estar rodeados de gente que le ayude. En su caso, solo le puede ayudar en el último punto, y ya lo ha hecho varias veces.

Por tanto, solo queda darle la última oportunidad e ir preparando un plan de salida y de sustitución. En el fondo le hará un favor porque la persona que nos indica o bien no tiene el perfil para estar en esa posición o ya ha cumplido una etapa y necesita nuevos aires y retos en otras latitudes.

- Luis Soler, Socio de Odgers Berndtson

Luis Soler Vázquez-Guillén

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?