Gestiono una pequeña empresa de 16 empleados que siempre, desde su creación hace ocho años, ha reportado beneficios; no hay rotación, el equipo de gestión es de máxima confianza y los problemas que van surgiendo son tratados mediante fuertes dosis de comprensión y comunicación entre las partes. No sé si debo plantearme crecer, expandirme en Iberia e, incluso, internacionalizarme. Sin embargo, sé que todo ello traerá problemas. Los accionistas están contentos, y mis empleados, también. ¿Debo imitar al resto de gestores que se mueven por el crecimiento y la ambición? L.P. Valencia

RESPUESTA. Da gusto escuchar cómo aún hay compañías y directivos (quizá más de los que pensamos) a los que las cosas les van medianamente bien. Y también comprobar que vivir y sobrevivir sin crecer también es sinónimo de éxito. Pero, para llegar hasta aquí ha tenido o tendrá que plantearse uno de estos tres escenarios futbolísticos:

Escenario 1. Defender, a pesar de que el balón esté en la otra portería. Tenemos lejos a la competencia y la empresa está tranquila. Un mundo ideal, como el de Peter Pan, pero no por ello menos real y atractivo. Lo poco que perdemos por el mercado o la competencia lo recuperamos por nuestros propios medios. Quizá nos movemos en un mercado nicho con pocos jugadores, en una geografía tranquila donde las heridas de los contrincantes son superfluas y curadas con agua bendita y con las manos del fisioterapeuta.

Escenario 2. Contraatacar para empatar. Nuestros competidores, tarde o temprano, nos descubrirán. Nos mueve la supervivencia y la responsabilidad y, por tanto, tenemos que ser conscientes de que perderemos cuota de mercado. Será necesario defenderse con más dureza (pérdida de margen) y contraatacar en mercados afines y cercanos para mantener la plantilla y las ventas.

Escenario 3. Atacar para ganar por goleada. La ambición nos mueve. Despertamos a nuestros enemigos. Queremos cubrir más geografía y canales para mejorar las ventas y los beneficios. El proceso de expansión nacional e internacional será clave.

Está en un mercado de nicho y rentable. No se descuide, porque, tarde o temprano, tendrá que empezar a cubrirse o atacar. Mientras que no le descubran siga igual y trate de mantener la pelota lejos. Eso sí, plantéese el escenario dos o el tres y láncese a la acción en cuanto vea a alguien con el dedo señalando directamente a su ojo (que los hay).

- Luis Soler, Socio de Odgers Berndtson

Luis Soler Vázquez-Guillén

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?