Mejorar la imagen trabajador-empresa

03 oct. 2010

Mejorar la imagen trabajador-empresa

Soy director de recursos humanos en una empresa mediana que en el último año y medio ha reducido su plantilla en casi una cuarta parte. No ha sido un trabajo agradable y, sobre todo, ha sido contradictorio con los mensajes que desde hace años veníamos lanzando en el sentido de "la importancia del talento y el compromiso del empleado con la empresa". Temo que esa identificación trabajador-empresa se ha perdido con el ajuste. Alguna idea de cómo retomar el camino y restañar las heridas internas? F.C. Madrid

RESPUESTA. En primer lugar, decirle que se ha enfrentado al mismo problema que el 85% de las empresas españolas. Pero lo importante es que ese siempre doloroso proceso se haya conducido ahora con la misma "coherencia" que cuando la empresa apostaba por el talento y el compromiso mutuo.

Está claro que ante el deterioro del negocio los ajustes de empleo suelen ser un mal necesario, no ya solo para evitar el deterioro de la rentabilidad, sino, y aún más en esta coyuntura, para garantizar la supervivencia y continuidad de la propia empresa.

A los que permanecen en la organización hay que explicarles que la única manera de sacar las cosas adelante es "arrimar el hombro" o, lo que es lo mismo, incrementar la productividad. Esto se hace por la vía de los costes o por la de los ingresos, o bien por las dos. En ambos casos, pero quizá más por lo que respecta a los ingresos, el perfil de talento que se demanda es diferente al de las épocas e "vacas gordas". Ahora hay que apostar por el talento emprendedor, con un perfil innovador.

Y para que este triunfe dentro de la organización, la empresa deberá repensar el nuevo nivel de riesgo que está dispuesta a asumir; porque ante problemas nuevos, hay que poner en marcha soluciones nuevas, y eso implica enfrentarse a nuevos riesgos sobre los que no se tiene experiencia.

En general, hay un exceso de capacidad instalada en todos los sectores y, en el proceso de reestructuración global de nuestra economía, el objetivo es ser más competitivo nacional e internacionalmente, porque, a partir de ahora, "las cosas nunca van a volver a ser como eran".

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España