Mal clima laboral por mi ascenso

23 feb. 2014

Mal clima laboral por mi ascenso

Tengo algunos problemas de comunicación que me gustaría consultarles. El pasado septiembre fui ascendido a mi primer puesto directivo, después de tres años en la empresa como jefe de equipo. Por un lado, se ha enrarecido mi relación con los empleados de nivel más bajo, ya que mis obligaciones ya no son las suyas y tengo que mandarles y reportar sobre su rendimiento. Por otro lado, los directivos de nivel medio tienden a verme como un advenedizo que ha subido demasiado rápido, y encima, parte de mi trabajo es detectar posibles mejoras en cualquier área, lo cual puede afectarles. Me gusta mi trabajo y quiero llevarme bien con todos, pero me siento en tierra de nadie. J.L. Internet

RESPUESTA. Es muy frecuente su situación, que es la del directivo recién ascendido. La persona se siente oscilando entre dos extremos: ser el mismo de antes o ser otro. Se cae en la trampa de pretender ser el mismo en todo, va a ser rehén del "cariño" de sus antiguos colegas, y esto tendrá impacto negativo en sus decisiones, que serán tibias, y en la transmisión de sus mensajes, que correrán el peligro de ser ambivalentes y poco claros.

Por otra parte, tampoco puede decir que ya no es el mismo, que ha cambiado, que es una persona distinta. El mensaje que tiene que transmitir es que sigue siendo la misma persona pero que, por su nuevo cometido, tiene que abordar una serie de tareas que son nuevas y constituyen su principal responsabilidad y compromiso.

Si alguno de sus antiguos colegas se resiente por ello y "no le da su cariño", no sea rehén ni esclavo de eso. Su respuesta debe ser: "Te aprecio y aprecio tu cariño, pero no soy esclavo de él, y el desempeño de mi puesto está por encima".

Este fenómeno se denomina "ansiedad de estatus" y es normal en el nuevo puesto. Hay que saber diagnosticarlo y adoptar la conducta adecuada. De esta forma, dará un mensaje de profesionalidad y firmeza, y, además, logrará más aprecio y respeto del que se imagina, sin necesidad de cariño o carantoñas.

- José Medina, Presidente de Odgers Berndtson