Actualmente en el diseño de una estrategia empresarial solo importa un hecho: obtener los resultados deseados. Y cada vez más estas hazañas solo dependen de una variable: las personas. Cualquier plan bien diseñado y milimétricamente estudiado puede salir mal si no tenemos al equipo motivado y preparado para ese cambio. Realizar un plan de expansión internacional sin las personas adecuadas, abrir un canal de ventas sin los perfiles idóneos o implantar un cambio organizativo con los mismos mimbres, son tres ejemplos de posibles excelentes diseños bien meditados que pueden tener visos de fracaso en su implantación por asignar un mal equipo.

Una de las claves es saber elegir a las personas y al equipo que implante esos planes y para ello es primordial conocer muy bien las capacidades y competencias de los recursos que se dispone para alcanzar el éxito, así como complementar el equipo con ciertos perfiles puntuales externos. En prácticamente todas las organizaciones se identifican 6 razas de empleados que bien identificados, puestos en el lugar adecuado y en el momento oportuno, son sinónimo de éxito empresarial en la implantación:

1) Bulldog. Fuerte, testarudo y firme. Es un tipo de empleado que cuando cree en el proyecto, la ejecución la hacen perfecta y al milímetro. No se desvían ni una coma del plan estipulado. No son creativos, no tienen mano izquierda ni excesiva empatía. Son personas que le gusta pasar desapercibidos. Son ideales para un director con ideas claras, buen liderazgo y gestión que necesita de buenos ejecutores de sus planes. Perfectos para desarrollar proyectos difíciles y duros. Ej.: cierre de plantas, despidos y negociaciones sindicales. Esta raza no necesita mucho cariño y comprensión pero si altas dosis de sensación de que el jefe está ahí, cerca, a su la lado. Este tipo de perfiles se encuentran en las áreas ingenieriles y en recursos humanos.

2) Galgo. Ágil, rápido y veloz. Cuando ve el objetivo claro no cesa en su empeño de capturarlo, nunca mira atrás. Son positivos, alegres y un tanto inconscientes. Son personas ideales para planes de expansión o apertura de nuevos negocios o canales. Montan estructuras rápidas, con suficiente base para aguantar un periodo razonable. Necesitan cariño, compresión y apoyo ya que con sus esfuerzos se fatigan enseguida y pierden motivación. Su guarida habitual es el departamento comercial y desarrollo de negocio.

3) Golden retriever. Tranquilo, sosegado y familiar. Crean equipos y generan muy buen ambiente de trabajo. En mercados maduros son capaces de generar relaciones a medio y largo plazo exitosas. Se mueven bien en terrenos públicos o semipúblicos, donde es importante la gestión de los tiempos y las relaciones institucionales. No necesitan tutela ya que su profesionalidad es alta y su auto exigencia y responsabilidad extrema. En las áreas financieras y en departamentos de I+D se da este tipo de perfiles.

4) Teckel. Dinámico, intuitivo y tenaz. Son cazadores de oportunidades, desarrolladores de negocio en etapas incipientes. Grandes olfateadores, emprendedores y pocos amigos de la monotonía. Identifican negocio y lo pasan al equipo. Se cansan rápido de las situaciones y pierden el entusiasmo enseguida. Necesitan reconocimiento público a menudo e incentivos a corto. El departamento de marketing o de inversiones es su hábitat natural de desarrollo.

5) Chihuahua. Peleones, ruidosos y amantes de las discusiones. Son personas muy útiles para las primeras negociaciones o batallas empresariales (Ej.: procesos de compra y fusión). Abren camino, testean alternativas. Personas negativas, críticas, oscuras, que dan versiones apocalípticas de las situaciones. Es necesario filtrar sus comentarios y gestionarlas pero aportan puntos de visto que pueden hacer ganar batallas complicadas. Departamentos de sistemas de información y compras son áreas donde más se reproduce este perfil.

6) Pastor alemán. Fiel, estricto y fuerte. Empleado perfecto para situaciones complicadas donde es necesario aterrizar y defender una posición delicada. El objetivo es claro pero no hay tiempo para diseñar un plan. La improvisación es clave y la agilidad de movimientos en firme es transcendental para desembarcar y alcanzar con éxito los objetivos. Ej.: filiales clave donde se ha perdido cuota o posición de mercado, fábricas en situación de alto riesgo. Estos perfiles se dan en áreas de supply chain u operaciones.

Es tan importante saber identificar la situación empresarial en la que te encuentras para diseñar una buena estrategia como la raza y tipo de empleados que necesitas para ejecutar los planes. No todos valen para todo y por tanto es muy importante diseñar un buen plan y elegir al equipo adecuado para ejecutarlo. Las empresas son muy exigentes en el diseño, eligiendo perfiles excelentes para realizar el modelo conceptual futuro. Sin embargo, existe desde hace mucho tiempo el desprecio por la implantación, intentando no hundir en el día a día a los empleados clave. Es hora ya de balancear la estrategia con la táctica y por tanto es clave equilibrar los recursos para diseñar y posteriormente implantar los planes de acción.

Luis Soler Vázquez-Guillén

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?