Buenos Aires, sábado 7 de septiembre, a las 22:30 horas. Estos son el lugar, el día y la hora a la que el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el belga Jacques Rogge, anunciará la ciudad que albergará los Juegos Olímpicos de 2020. Si Madrid es la elegida, los deportistas españoles tendrán por delante una ocasión única para demostrar su nivel ante todo el mundo, una oportunidad que también se hará extensible a un buen número de directivos españoles. Organizar unos Juegos Olímpicos no es una tarea fácil y una de las primeras cosas que tiene que hacer el comité organizador es configurar un equipo directivo de nivel que se encargue de ello. "En ningún otro proceso hay que resolver un problema de tantas personas en tan poco tiempo. El comité debería sacar rápidamente a concurso la búsqueda del staff técnico entre compañías de búsqueda de ejecutivos y una vez elegida la empresa, debería ponerse manos a la obra para recabar información sobre los posibles candidatos. La primera búsqueda sería la del CEO de los Juegos Olímpicos, que debería quedar resuelta entre enero y febrero de 2014 y luego vendría en cascada la del resto del equipo directivo, formado por más de medio centenar de personas. Son especialmente importantes algunos puestos, como los directores de Salud y Seguridad, Marca y Márketing, Relaciones con el Gobierno y Comunicación y Relaciones Públicas. Todo el equipo debería quedar configurado en 2014 o a principios de 2015", dice José Medina, presidente de Odgers Berndtson en España, empresa que se ha encargado de la búsqueda del equipo directivo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

El organigrama de los JJ.OO.

La candidatura de Madrid 2020 incluye el organigrama directivo que tendrían los juegos si se celebraran en la capital española. En lo alto se sitúa el presidente, una persona normalmente relacionada con el mundo del deporte, pero que ocupa un puesto más político y de imagen que de gestión y que, por tanto, es nombrado por las autoridades del país. En Londres 2012, el presidente de los juegos fue Sebastian Coe.

Debajo, se sitúa el CEO, la figura clave del staff directivo de un evento de este tipo y del que depende el resto del equipo ejecutivo. En el caso de ser elegida Madrid, habrá nueve grandes áreas que dependerán directamente de él (administración, finanzas y legal, tecnología, estrategia y planificación, comunicación...) y cada una de ellas, tendrá a su vez entre cuatro y ocho subáreas, que también tendrán su propio directivo al mando. En total, hablamos de 62 directivos.

¿Y qué perfiles serían los más demandados? "Personas con una experiencia de éxito contrastada, que normalmente provienen de sectores y áreas dinámicas, siendo el gran consumo y los departamentos de márketing los grandes caladeros de directivos", asegura José Medina. Otros de los aspectos más valorados es que sepan lidiar con los numerosos grupos de interés que hay alrededor de los Juegos, así como que sean buenos comunicadores. Lo ideal es que la mayoría fueran españoles, aunque el COI valora la diversidad en todos los sentidos. Por último, resulta interesante la experiencia internacional, lo que puede ser una oportunidad para directivos expatriados.

¿Y que tengan relación con el deporte? "Es valorable que la tengan en el caso de los directores deportivos y de las sedes, pero no hace falta que hayan sido profesionales. El ejemplo es el del director de un campo de golf, que no tiene que tener un hándicap muy bajo, pero sí tiene que saber jugar y entender el deporte", dice Medina.

La figura del CEO

El CEO de unos Juegos Olímpicos tiene que ser una figura de renombre, con una imagen sólida y positiva en España, pero a la vez con una dimensión y experiencia internacionales. Además, necesita reunir una gran dosis de actitud, compromiso y entrega porque deberá dedicar todo su tiempo y energía durante seis años al proyecto y debe ser capaz de manejar un equipo mucho más grande que cualquier otro que haya tenido antes a su cargo: la organización pasa de 0 a 6.000 personas en tres o cuatro años y tendrá que estar preparado para ese reto. "Por eso tiene que ser mucho más director de directores que lo que sería el CEO de una empresa normal. Debe saber formar un buen equipo y delegar en él, aunque tendrá que controlar también los puntos clave de cada área", dicen desde Odgers Berndtson, para añadir algunas características más: "Deberá ser un gran gestor del cambio, ya que tiene que correr una carrera de larga distancia a una gran velocidad, sabiendo gestionar cualquier crisis y teniendo amarrado todo lo que puede suceder y no sucede nunca". La experiencia de anteriores citas olímpicas señala que este CEO suele ser una persona de unos 50 años, que proviene del mundo de la empresa o de la política y que cuenta con experiencia internacional y prestigio nacional. En los casos de Río y Londres se barajaron entre 50 y 100 personas para el puesto. La competencia será dura.

Prestigio, no dinero

El 90% de los candidatos a ocupar un puesto directivo en unos Juegos Olímpicos no consigue lograr su objetivo. En cuanto a los seleccionados, deben saber que no se harán ricos con el puesto, pero sí pueden dar un impulso a su carrera por el prestigio y la experiencia acumulada. "Estos directivos vuelven renovados al mundo de la empresa y con más valor porque han tenido que resolver problemas, dirigir grandes equipos, manejar la incertidumbre al máximo... Es un training espectacular y además aporta un prestigio, razón por la que muchas compañías ceden directivos de su staff a los Juegos", opina José Medina.

El gran miedo que suelen tener estos profesionales es al día siguiente, razón que puede distraerlos en el momento clave. Lo normal es que meses antes del final de los Juegos se trabaje la salida profesional y, de hecho, la mayoría de los directivos regresan a su mismo puesto o a uno superior tras el evento deportivo. La razón: un puesto de gestión en unos Juegos Olímpicos luce mucho en el currículum.

Víctor Osorio

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?