Las crisis y las situaciones difíciles sirven para diferenciar entre buenos y malos directivos. Es en las dificultades donde brotan las cualidades más exquisitas del liderazgo. El líder excelente se crece en ellas y aprovecha y pone en juego sus mejores capacidades. Por el contrario, el mediano o mediocre pierde aplomo y hasta se bloquea, desaprovechando o usando disfuncionalmente sus capacidades.

Dentro de nuestra práctica de Consultoría y Diagnóstico del Liderazgo, hemos identificado una serie de Zonas Oscuras o de penumbra que con frecuencia se dan en muchos directivos ante situaciones difíciles. Son, en definitiva, patrones de comportamiento o disposiciones disfuncionales que aparecen como consecuencia de estrés, presiones de trabajo, necesidades no satisfechas, situaciones difíciles, ambigüedad, incertidumbre, etc.

He aquí algunas de esas características:

  • Ciclotímico/Excitable: es la persona que de ser excesivamente entusiasta con la gente y con los proyectos pasa a quedar decepcionada. Son personas enérgicas e intensas, activas, pero, en situaciones difíciles, también potencialmente explosivas, críticas, irritables y propensas a estallar emocionalmente.
  • Escéptico/Desconfiado: la persona es socialmente aguda, ocurrente y hasta brillante, pero algo cínica y, sobre todo, sensible a la crítica. En dificultades es crítica ante errores o defectos y alterable ante indicios de “traición”, desconfiando de las acciones e intenciones de los otros.
  • Cauto: reticente a intentar nuevas cosas. Ante dificultades, timorato, conservador, dudoso de sí mismo, poco asertivo. Tiende a evitar tomar decisiones y retrasa adoptar nuevas ideas o tecnologías.
  • Distante: falta de interés o de sensibilidad ante sentimientos de los otros, dificultad de comunicación. Ante dificultades, poco sensible socialmente, centrado en sí mismo, preocupado y duro. Tiende a que “se las apañen” los otros y a trabajar solo.
  • “A su bola”: independiente, obstinado, a lo suyo, mal receptor de coaching, ignora las demandas de los otros. Ante dificultades coopera esporádicamente; cortante, poco confiable, evade las tareas y responsabilidades, se resiste al equipo y se siente maltratado cuando le demandan sus deberes.
  • Arrogante: pagado de sí mismo y de su valía versus modesto y moderado. Asertivo, enérgico, ambicioso, visionario. Ante dificultades, impulsivo, competitivo, exigente y propenso a ponerse él las medallas.
  • Temerario: encantador, asume riesgos, busca emociones, tantea el límite, demasiado propenso a la acción. Ante dificultades, propenso a riesgos excesivos, sin evaluar las consecuencias de sus acciones.
  • Ególatra/Narcisista: demanda la atención de los demás versus modestia, autodramatización, anhelo de actividad y emociones; aborda muchas cosas a la vez. Adora destacar. Ante dificultades, le cuesta concentrarse en una actividad en concreto; dispersión de acciones, saltando de una a otra.
  • “Imaginativo/Creativo”: inusual, impredecible versus equilibrado, práctico y sensible. Poco convencional, innovador excesivo, actuando a veces de forma extravagante. Se enorgullece de ser diferente. Ante dificultades, se aburre, se evade y se centra en otras cosas.
  • “Diligente”: meticuloso, detallista, crítico, educado, trabajador, micromanager. Ante dificultades se siente incómodo y molesto con la ambigüedad, centrándose en lo estructurado y evitando tomar decisiones con riesgo e incertidumbre.

Naturalmente, todas estas características no son fáciles de identificar a lo largo de una entrevista en profundidad con el directivo. De hecho, todas juntas, llevadas a su extremo, descalificarían su liderazgo. Sin embargo, en la mayoría de las personas, aparecen en mayor o menor grado. Se detectan y miden mediante herramientas de Management de sobrada fiabilidad y validez.

El mejor diagnóstico de liderazgo se realiza mediante entrevistas en profundidad de dos consultores con el directivo. En ellas se identifican las posibles “zonas oscuras” o excelentes de su liderazgo ante situaciones difíciles y se confirman con las herramientas que miden este liderazgo.

Es crítico explorar en el directivo estas zonas. Estamos diagnosticando las cualidades más exquisitas que puede aportar o no a la organización en las situaciones en que va a tener que dar lo mejor o lo peor de sí mismo.

José Medina

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?