Ideas para modernizer una asociación sectorial

06 abr. 2014

Ideas para modernizer una asociación sectorial

Recientemente he entrado a trabajar como asistente del presidente de una asociación sectorial de empresas, con responsabilidades de organización e desarrollo asociativo. Me he encontrado con una forma de trabajar muy burocrática y anticuada, de estilo funcionarial, y muy poco sensible a temas como las nuevas tecnologías, las redes sociales, los nuevos servicios a los asociados, etcétera. Incluso las oficinas son como de otra época. Quiero plantear algunas reformas e iniciativas para romper esta inercia, y creo que mi jefe será receptivo, pero temo convertirme en alguien molesto para los integrantes del equipo. ¿Cómo creen que debería enfocar los cambios para evitarlo? H.J. Sevilla.

RESPUESTA. Es bastante obvio que el entorno en el que va a desempeñar su responsabilidad, el contenido de la misma, los objetivos que se persiguen, así como la coyuntura económica y social en la que lo va a hacer, no le van a granjear muchas amistades que se diga. Por el tipo de organización a la que se refiere, está claro que todos los esfuerzos de la misma deben ir orientados a defender los intereses de todo tipo de los asociados, que son empresas, las cuales, ya de por sí, se enfrentan a una problemática muy concreta: debilidad de la demanda, dificultad en el acceso a la financiación, impulso de la internacionalización, etcétera.

Estos asociados esperan que quien los defienda o represente, lo haga de una forma eficiente y eficaz. Ello implica gestionar los recursos disponibles, en forma de cuotas u otros ingresos por prestación de servicios, ayudas y subvenciones, de una manera muy diferente de como se ha hecho hasta la fecha. Lo anterior implica impulsar cambios. Novedades que irán desde las puramente tecnológicas hasta todas aquellas que influyen en conductas y comportamientos personales.

Va a tener que hacer un importante despliegue personal de "evangelización y convencimiento" con el que conseguirá adeptos y, también, detractores.

En ese proceso, deberá identificar a aquellos que ven en el cambio una oportunidad y los que, por el contrario, ven una amenaza. En relación con estos últimos, deberá actuar en consecuencia, todo ello con el objetivo de poder contar con los profesionales más adecuados para impulsar un proyecto de renovación, por el que, sin duda, pasa el futuro de la organización sectorial.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España