Fórmulas imaginativas para una oferta escasa

12 oct. 2008

Fórmulas imaginativas para una oferta escasa

Hace un mes tuve una entrevista de trabajo con un pequeño empresario que busca un gerente para su fábrica de muebles. Está en una zona un poco alejada, más o menos a una hora desde mi casa, y el trabajo parece interesante y con perspectivas de crecimiento. El sueldo, sin embargo, es un 20% inferior al de mi último puesto, y él se muestra inflexible para subirlo. Tengo 50 años y llevo unas semanas en el paro, aunque esto no me preocupa tanto como para precipitarme. En su oferta insiste en que debo asumir un compromiso de permanencia a largo plazo, porque para él es un fichaje estratégico, y me pide que dé ideas para salvar el tema del salario. R. F. - Madrid.

RESPUESTA. Es muy alentador oír una propuesta profesional en la que el empresario considera nuestra incorporación y, por tanto, nuestra contribución estratégica para el futuro de la compañía; no sólo a corto, sino también a largo plazo. Si realmente, después de analizar el negocio de la compañía, la viabilidad de su plan le sigue pareciendo interesante y tiene perspectivas de crecimiento, como dice, creo que hay bases suficientes  para un acuerdo.

En este caso, me da la sensación de que usted pone más distancia y está menos abierto a un compromiso que su posible empleador, que aparentemente quiere involucrarle a largo plazo y comprometerle con el proyecto. En cuanto a la “pérdida” salarial respecto a su último puesto, podría compensarlo con alguna de las siguientes alternativas si se compromete a largo plazo con la compañía: transformar esta cantidad en retribución variable, pagada anualmente según los resultados obtenidos por la firma; acumular esta cantidad cada año que permanezca en la empresa y recibirla cada tres años como bonus de permanencia, o transformar anualmente esta cantidad en participaciones de la compañía, que se harían efectivas en una fecha determinada: 3, 5, 7 años.....

Considerando el compromiso de permanencia a largo plazo, hay muchas alternativas para ligar la retribución a él en una solución en la que ganan ambas partes, con la ventaja de que, si considera que es un buen proyecto, le permitirá desarrollarse profesionalmente en una etapa de madurez personal de forma muy gratificante.

- Sonia Mª Pedreira de Pinho, Consejera Delegada de Odgers Berndtson España