¿Es un fracaso pasar de emprendedor a empleado?

20 jul. 2008

¿Es un fracaso pasar de emprendedor a empleado?

Después de doce años trabajando en una compañía de transportes, en la que empecé de meritorio y llegué a director general, hace dos decidí montar mi propia empresa del sector. Tenía ideas innovadoras, algo de capital y mucho entusiasmo. Han sido dos años duros, en las que muchos meses casi no llegaba a pagar los gastos y sueldos de mis tres empleados, y en los que he tenido que afrontar una guerra de precios generalizada, pese a mis intentos por dignificar este trabajo. Voy saliendo adelante, pero se ha cruzado la oferta de una empresa de Bilbao para absorber mi empresa y nombrarme su director general en Madrid. Mi situación económica mejoraría, mis colaboradores tendrían el futuro asegurado, pero no puedo evitar la sensación de fracaso al volver a ser un empleado por cuenta ajena. R.R. Madrid

RESPUESTA. Enhorabuena. Usted ha descubierto lo que significa ser emprendedor. Entre otras cosas, grandes dosis de entusiasmo e ideas innovadoras, pero también enfrentarse a la cruda realidad de un mercado que se muestra como juez inapelable.

Teniendo en cuenta el sector del que habla, debe valorar muy detenidamente el impacto que en su negocio van a tener el incremento del precio de los combustibles, la ralentización de la actividad económica y la dimensión de su empresa. Son riesgos evidentes, pero también oportunidades para comprobar si sus ideas innovadoras son capaces de enfrentarse a esta travesía del desierto. Su experiencia y conocimiento del sector son un activo muy interesante, aunque no caiga en la tentación de hacer las cosas “como en el pasado” porque el presente y futuro siempre son diferentes y requieren soluciones nuevas, adecuadas para la ocasión.

A partir de esta reflexión, ser su propio dueño conlleva unos grados de libertad e independencia a los que, cuando se han probado, es difícil renunciar, pero también tiene importantes servidumbres y responsabilidades. En el peor de los casos, para alguien como usted que ha tenido el valor de intentarlo, siempre habrá oportunidades.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España