¿Es bueno proponer cambios nada más llegar?

31 oct. 2010

¿Es bueno proponer cambios nada más llegar?

Me he incorporado recientemente a la subdirección del departamento financiero de una empresa de distribución, a las órdenes del director financiero y del controller. Las semanas que llevo aquí me han servido para darme cuenta de que los procedimientos y el software que utilizamos son realmente obsoletos, y sin darme cuenta casi he hecho un plan para darle la vuelta al departamento. Las primeras sugerencias de cambio hechas en reuniones han tropezado con una actitud del tipo "acabas de llegar, mejor espera a conocer esto mejor, porque el sistema actual funciona". ¿Tal vez tienen razón y me estoy precipitando? J.G. Madrid

RESPUESTA. Podría ser que en parte tengan razón. Los cambios drásticos no se logran en un momento o en un plazo corto. Muchas veces se pretende ganar por KO, y no se logra, cuando se podría ganar a los puntos.

Aprenda con el sistema y procure ver los objetivos que se cumplen, probablemente más de los que piense. En todo se puede ir mejorando poco a poco. Ejercite la paciencia, que es una virtud.

Procure ante todo ayudar a su jefe y al controller. Pregúntales a ellos qué parcelas son, en su opinión, las más claras a mejorar y procure ganarse su confianza y cooperación. Así avanzará en su propósito, que es bueno y colaborador.

Probablemente, poco a poco, sin riesgos para ellos, podrá contribuir a ayudarles y a mejorar el sistema. Es muy difícil introducir un cambio drástico cuando las cosas funcionan bien o así lo perciben, desde su punto de vista, los demás.

No se enfrente a ellos, pues no conseguirá nada, salvo que la cuerda se rompa por el punto más débil, que es usted. Empiece poco a poco, que así llegará lejos, apoyando cada paso en el anterior y sentando la base para el siguiente.

No lo olvide: poco a poco y con firmeza. Ayude y le ayudarán. Así podrá demostrar y lograr su auténtica contribución a la empresa, sin crear recelos ni desconfianzas a corto plazo. Alinee en su favor y en el de la organización las resistencias iniciales que encuentre. Demuestre que, además de mano derecha, tiene mano izquierda. Le irá mejor.

- José Medina, Presidente de Odgers Berndtson Iberia