Ejercer y practicar el "Conócete a ti mismo" de Sócrates es una diferencia clave entre el directivo excelente y el mediano. Un buen autoconocimiento y una buena autoestima suponen aprovechar y usar eficazmente los puntos fuertes, al tiempo de vigilar y cuidar los débiles: sacar "sobresaliente" en los primeros y, como mínimo, "aprobado" en los segundos.

Cayo Julio César (100-44 a.C.), extraordinario personaje alrededor de quien giró la historia de Roma y del mundo de la época, fue un prodigio tanto en el conocimiento y aprovechamiento obvio de sus innumerables cualidades, como, sobre todo, en la gestión y disimulo de algunos de sus defectos, que llegó a transformar en fortalezas propias. Excelente jinete desde joven (galopaba con las manos cruzadas a la espalda), caminaba a pie frente a sus soldados, dormía en los carros y comía sobriamente. Fue un prodigioso general, político y estadista. Supo impartir justicia, al tiempo de ser indulgente con defectos ajenos, porque tenía necesidad de que los demás lo fuesen con los suyos. Los tres principales eran:

  • Ser calvo desde muy joven, de los que se avergonzaba. Se trasladaba el pelo y se peinaba desde la nuca hasta la frente. Por ello inventó la corona de laurel, que, además de disimular su calvicie, contribuía a realzar su figura. Como de él dijo Gracián, "Desta suerte supo César laurear el natural desaire".
  • Ser muy mujeriego. Sin tener un rostro hermoso, fue siempre afortunado con las mujeres. Se casó con cuatro y tuvo muchísimas otras por amantes. Admirado y envidiado por la nobleza romana, era "el marido de todas las esposas y la esposa de todos los maridos". Hombre de mundo, elegante, compensaba sus infidelidades con mil atenciones y afectuosa estima. De forma exquisita, sabía tratar cortés y afablemente a todas. Lejos de ser esclavo o víctima de sus pasiones, las sabía manejar en propio beneficio.
  • Desde joven padeció jaquecas, ataques epilépticos y depresiones. Era hombre más inseguro en privado que en público, donde se crecía ante multitudes. Por miedo a su epilepsia se apoyaba en Marco Antonio, al que pedía estar a su lado mientras hablaba al pueblo. Calpurnia, su última y más duradera esposa, calmaba sus depresiones.

Grandes hombres tienen grandes defectos. La diferencia clave es la forma en que los conocen, controlan y gestionan positivamente, como hizo César. El fracaso del líder bien dotado es siempre enigmático y reside en la desatención a sus flaquezas.

Lo que trae el bien trae el mal. El éxito y adoración prolongados propician el exceso de confianza, osadía y orgullo desmedido. Es la hybris griega que describe Homero: Prometeo robando el fuego a los dioses, con sus consecuencias. César sacó provecho de sus defectos, menos del último que germinó y creció en él: la prepotencia. Ante los Idus de Marzo pretendió mostrarse firme, como la estrella polar. Aunque atemorizado y titubeante por los sueños premonitorios de Calpurnia, desoyó los consejos de todos y se encaminó al Senado. Poco después, desangrándose por las cuchilladas de sus colegas, moría ante la estatua que él mandó esculpir de Pompeyo, a quien años antes había vencido en la lucha por el poder.

José Medina

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?