Desacuerdo sobre el nombre del cargo

24 oct. 2010

Desacuerdo sobre el nombre del cargo

Estoy negociando incorporarme a una mediana compañía de distribución textil como responsable de venta electrónica. Se trata de una nueva división online, y el proyecto es ambicioso y atractivo profesionalmente, ya que mi experiencia es de 10 años desarrollando negocios en Internet. El problema surge al definir el puesto. El consejero delegado me ofrece el título de "desarrollo de e-negocio", mientras que yo aspiro a ser "director de nuevos canales", ya que dependeré directamente de él y creo que así dejo el horizonte más abierto. ¿Creen que la nomenclatura es relevante a efectos de carrera? V.J. Internet.

RESPUESTA. La denominación de un puesto no solo es importante a efectos de su reflejo en un currículo, sino que lo es aún más, si cabe, en lo que respecta a la concepción y percepción que de la importancia y contenido de la posición tenga el primer ejecutivo de la empresa y el resto de la organización.

Está claro que el desarrollo de negocio a través de "canales virtuales" está adquiriendo una importancia creciente, hasta el punto de que en algunos sectores ya es el primer canal y en otros muchos no tardará en "adelantar" a otros canales más tradicionales. Esto hace que aquellos profesionales que acumulen experiencia de éxito en este tipo de responsabilidades entren dentro de la órbita de lo que denominamos "talento innovador" y, por tanto, escaso. En la actualidad, es más demandado que el "talento tradicional".

Esa situación le otorga cierto poder de negociación para persuadir a quien le quiera contratar de que una denominación y un contenido adecuados de la posición supondrá enviar un mensaje a la organización respecto al carácter estratégico de la apuesta de la empresa, tanto por tratarse de una nueva forma de acceder al mercado y a los clientes como por el perfil de talento que puede tener más potencial de desarrollo dentro de ella.

Estoy seguro de que si el consejero delegado cree de verdad en el potencial de la posición y su impacto tanto en el desarrollo de negocio como en la cultura de la organización, no tendrá mayores dificultades en aceptar sus planteamientos.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson