Demasiadas entrevistas para el puesto

12 sep. 2010

Demasiadas entrevistas para el puesto

Soy un directivo que ha desarrollado su carrera en multinacionales. Me siento reconocido y relativamente satisfecho en la actual, aunque tengo interés en continuar creciendo como profesional. Recientemente me contactó un "cazatalentos" para participar en un proceso de selección para una multinacional con ambiciosos planes de expansión en nuestro mercado. El puesto es todo un desafío, un paso adelante en mi carrera. Tras varias entrevistas con recursos humanos y con distintos directivos locales y europeos que mostraron su interés en contratarme, me convocaron para una nueva ronda de entrevistas. Después de cinco o seis, siento cierta inquietud. ¿Son normales tantas entrevistas? El consultor me asegura que sí, pero ¿pueden ser un indicativo de falta de organización interna o en la toma de decisiones? P.C. Barcelona.

RESPUESTA. En principio, muchas entrevistas no deberían ser motivo de preocupación. Un proceso de selección exhaustivo implica invertir bastante tiempo en la búsqueda de información y en el conocimiento mutuo entre el candidato y la organización. Esta generación de información y conocimiento se puede conseguir de diversas maneras. Obviamente, a través del currículo, las referencias y el análisis del consultor. O bien aplicando pruebas específicas de evaluación como estilos de liderazgo, conocimiento de valores y motivos o realización de management audits o assessment centers que evalúen las competencias específicas exigidas para la posición y aporten información complementaria del candidato.

Además, la información que transmite y recibe el candidato de los profesionales con quienes trabajará en la compañía, tanto del que será su jefe, como de compañeros de su nivel y, en el caso de las organizaciones matriciales, de las 5-6 personas clave con quienes tendrá relación, debería ser parte fundamental de un proceso de incorporación bien hecho.

En estos casos, la elección del candidato finalista requiere casi siempre de una toma de decisión por consenso, aunque la opinión del que será su jefe tendrá un peso mayor.

En resumen, si el gran número de entrevistas responde a la complejidad de la estructura de la empresa y a optimizar su funcionamiento con la creación de un equipo eficaz, sin duda, es la mejor solución. Si no es así, y lo que se pretende es diluir la responsabilidad de la decisión, seguramente le será difícil desarrollar una carrera en esa compañía.

- Sonia Mª Pedreira de Pinho, Consejera Delegada de Odgers Berndtson