Tengo 33 años y soy directivo de contabilidad y finanzas de un start up tecnológico. Soy diplomado en Ciencias Empresariales, tengo un máster en dirección financiera y experiencia internacional. Aunque cuento con un muy buen trabajo, motivos personales -mi ex pareja trabaja en el mismo grupo- me llevan a cambiar y, de paso, enfocarme más hacia temas de dirección. He tenido muchas solicitudes de entrevista tras colgar mi currículo en Internet, pero no deja de ser más de lo mismo, mucho controlling. Me atraen ciertas oportunidades fuera de España, como un start up tecnológico de una multinacional norteamericana en Luxemburgo, pero creo que en las multinacionales hay menos libertad de actuación y decisión que en puesto de dirección media. ¿Cómo debería reorientarme hacia la dirección dejando un poco atrás la parte contable-financiera? ¿Podría ayudarme un nuevo cambio de país o la experiencia en multinacionales? A.G. Barcelona

RESPUESTA. Los motivos personales pueden condicionar una carrera profesional y, a menudo, tienen mucho peso en nuestras decisiones. Sin embargo, y pese a ser legítimos, es importante que no nos lleven a tomar caminos equivocados, de los que más tarde nos arrepintamos. En su caso, son el detonante de la iniciativa de lanzarse al mercado en busca de nuevas oportunidades, y nada mejor que aprovechar esa decisión para conseguir, además, dar un paso hacia delante en su trayectoria. El área financiera es con frecuencia un buen vivero de directivos de máximo nivel, un excelente observatorio para tener una visión global de las operaciones de la compañía y para analizar el resultado de las decisiones estratégicas.

Pero aspirar a un puesto de dirección general exige ampliar mucho el campo de visión. Una empresa es en gran medida su equipo humano, por lo que el liderazgo conlleva aprender a calibrar a las personas y contribuir a su máximo desarrollo. También es necesario un punto de vista comercial y estar capacitado para manejar con soltura conceptos de marketing, publicidad e investigación de mercados. El líder empresarial debe ser capaz también de incluir en su cuadro de mandos todos los factores, tecnologías y necesidades que implica la producción de bienes y servicios. En su caso, cuenta con la ventaja de haber desarrollado su carrera en el sector tecnológico, que se mantendrá en el futuro como sector puntero. Por eso es recomendable que siga en él.

Haga un análisis de sus competencias y de sus posibles carencias. Una buena estrategia puede ser un puesto intermedio que le acerque a una responsabilidad de dirección general, como la dirección de una unidad de negocio o de planificación financiera y desarrollo en una gran compañía. No se trata tanto de cambiar de país, sino de buscar un cambio a una organización.

- Sonia Mª Pedreira de Pinho, Consejera Delegada de Odgers Berndtson

Sonia Mª Pedreira de Pinho

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?