De bancario a asesor por cuenta propia

21 abr. 2013

De bancario a asesor por cuenta propia

Después de toda mi trayectoria profesional en la red comercial minorista de una entidad financiera, tengo la posibilidad de abandonarla acogiéndome a una baja incentivada, en el marco del proceso de reestructuración que está sufriendo el sector. Siento la tentación de aceptar la oferta y reorientar mi actividad hacia el autoempleo en los mercados financieros y el asesoramiento, mediante el estudio de un máster especializado, puesto que, en mi puesto actual, la labor diaria hace mucho que dejó de resultarme interesante. La duda es si con mi edad (46 años) y con mi experiencia es un cambio posible y/o recomendable, dada la situación actual del mercado de trabajo, o es un salto demasiado arriesgado. E.S. Internet

RESPUESTA. Elimine sus dudas. La edad que tiene (46 años) es excelente para comenzar algo porque tiene un bagaje de experiencia grande y mucho camino por recorrer. Así pues, el cambio que se plantea no es solo muy posible, sino altamente recomendable.

Procure hacer el máster orientado hacia el autoempleo y, al mismo tiempo, piense que inicia una carrera autónoma con su propia empresa, en la que usted será el socio número uno y el primero de la plantilla.

Trate de ver y de solapar en qué es bueno (en qué tiene conocimientos y experiencia) y qué le apasiona, y lo que le pueda faltar de experiencia y conocimientos intente cubrirlo con el máster. Pero tan importante como esto es empezar a moverse ya en el desarrollo de su nueva empresa o autoempleo.

Se va a llevar muchas sorpresas agradables: va a aprender, a divertirte y a trabajar más de lo que pensaba; a tener más libertad sin que se resienta su seguridad; a preocuparse menos del poder y a tener mucha más autonomía; a ganar suficiente dinero a cambio de un mayor disfrute. Va a ser su propio jefe.

Ahora tiene su gran oportunidad: va a cobrar honorarios, no salario, y estos honorarios van a depender proporcionalmente de su trabajo; va a tener mayor control sobre su carrera, su futuro y su vida; a tener lealtades horizontales hacia sus colegas y clientes, no verticales hacia sus jefes; a trabajar en una empresa pequeña, de dimensiones humanas, donde conocerá a todos sus colegas. Llegado un momento, se retirará, no le retirarán; va a tener mejor equilibrio e integración entre vida personal y profesional. Y ganará más dinero del que piensa.

- José Medina, Presidente de Odgers Berndtson