Cuando una dimisión queda en incompetencia

07 nov. 2010

Cuando una dimisión queda en incompetencia

Hace ahora seis meses que presenté mi dimisión como director comercial de una importante empresa de equipamiento industrial, tras un largo periodo de discrepancias con el director general sobre la estrategia comercial. Sé que dimitir sin tener otro puesto en el que aterrizar no es lo más inteligente, pero las cosas salieron así, llegué a un acuerdo económico y me marché. Luego he sabido que, ante la petición de referencias por parte de otros posibles empleadores con los que tuve entrevistas, mi ex jefe ha dicho que me despidió "por incompetente", lo que contradice los logros de mi currículo y me está perjudicando en la búsqueda de un nuevo puesto. ¿Cómo puedo afrontar este problema en futuros procesos de selección? ¿Debo hablar con un abogado? F.T. Bilbao

RESPUESTA. Desligarse de una empresa de una forma razonable no es un proceso tan fácil como parece y, sobre todo, en una coyuntura como la actual, en la que las discrepancias con la estrategia y los criterios de gestión están a la orden del día.

Las referencias sobre la ejecutoria de una persona son un ejercicio delicado, tanto para el que las pide, que debe estar atento a la letra y la música de las mismas, como por parte del que las da, ya que ha de hacerlo con la máxima ecuanimidad y objetividad para no perjudicar innecesaria e injustamente al referenciado.

En este caso, solo tenemos su versión de los hechos y no disponemos de toda la información necesaria (periodo de tiempo en el que ha permanecido en esa empresa, si ha tenido una trayectoria profesional ascendente y cuántos años ha sido subordinado de la persona que menciona). Esta información -que seguramente esté recogida en su currículo- nos permitiría darle una opinión más adecuada para el caso que nos plantea.

No obstante lo anterior, si usted cree que su ex jefe le está perjudicando injustamente, puede consultar un abogado, pero debe entender que, a salvo de mejor opinión, es una situación que conviene intentar resolver amistosamente y evitar un litigio de incierto resultado.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson