Hace unos días, en el comité de la compañía que dirijo, una persona comentó que quería volver a "vivir lo de antes", notar que las ventas crecían, que había que contratar, que todo eran buenas noticias, etcétera. En definitiva, que estaba cansada de la crisis. Quizá yo pensé lo mismo y oí mis propias palabras. ¿Qué me aconseja que haga? T.G. Bilbao

RESPUESTA. No volveremos a vivir como antes. Y esto no quiere decir que el futuro será ni peor ni mejor, simplemente que tendremos que adaptarnos a un nuevo paradigma, diferente y a la vez incierto. Caminamos por sendas sin retorno, y aunque cíclicas, nada volverá a ser como antes.

Lo que tenemos que quitarnos de la cabeza es que si pasa la crisis nos sucederá de nuevo lo mismo que hemos vivido en épocas de bonanza. Llevamos ya seis meses presentando por toda España y Portugal el estudio 40 piezas claves de éxito en el periodo 2008-2012 y siempre, en las más de 15 ocasiones que hemos expuesto las conclusiones, el auditorio nos comenta que "parece mentira que nos haya costado tanto darnos cuenta de que precisamente la esencia de la gestión empresarial la habíamos perdido con la burbuja".

Nos preguntan siempre qué nos quedará después de la crisis y qué hemos aprendido. Hay una sensación generalizada de que nuestra cultura latina lleva a olvidar todo lo malo rápidamente. Lo positivo es que miramos rápidamente al futuro; lo negativo, que solemos o podemos volver a cometer los mismos errores enseguida.

Ahora que parece que acaba la crisis, no podemos olvidarnos de todo lo que hemos aprendido en este periodo y evitar cometer errores tan básicos como endeudarnos demasiado o mucho más de lo normal, no revisar los costes anualmente para tener siempre lean las partidas clave de gastos de la compañía, tener una organización eficiente, u otros aspectos, como dejar que pase algo malo para reaccionar, contratar rápido y despedir lento, crecer por crecer sin mirar la rentabilidad, aislarse del mercado y pensar solo en producto y no en servicio y en clientes, etcétera.

¿Que acabe la crisis? Por supuesto. Pero que no se nos olvide jamás todo lo que hemos aprendido en estos últimos años. Y si la crisis no se acaba, sigamos innovando y cambiando diariamente. Somos animales de cambio constante... aunque no lo llevamos bien.

- Luis Soler Vázquez-Guillén, Socio de Odgers Berndtson

Luis Soler Vázquez-Guillén

Publicaciones

Insight

Consejos de carrera para llegar al Comité de Dirección

No importa lo joven que seas ni lo lejos que estés del Comité de Dirección, estas 8 simples regla...

Insight

El escenario de 2020...

...se regirá por una constante incertidumbre y cambios organizativos y tecnológicos. Serán necesa...

Insight

The pursuit of happiness

What motivates top executives around the world?