Cómo identificar las necesidades de personal

31 mar. 2014

Cómo identificar las necesidades de personal

Hace tres meses que me incorporé a mi actual puesto como adjunto al director general de una empresa de productos alimentarios

Mi jefe me ha pedido un informe sobre la situación de los recursos humanos, con recomendaciones sobre qué departamentos están sobrados o necesitados de personal, y qué perfiles necesitamos ante el futuro. Yo tengo mis ideas al respecto, y obviamente tendré que consultar con los jefes de equipo y me veré inundado con sus demandas, pero creo que se espera de mí una visión de outsider. Como tampoco quiero ganarme antipatías, ¿cómo creen que puedo enfocar este encargo? M.N. Madrid

RESPUESTA. Nuestra recomendación pasa por la contratación de un equipo externo de evaluación. A través de un sencillo proceso de evaluación externo que complemente su propio criterio puede apoyarse para conocer en detalle el talento de su empresa, sus capacidades y competencias, su grado de compromiso, su desempeño y predecir su éxito futuro.

Las empresas de su sector recurren con frecuencia a este tipo de servicios, por lo que seguramente no será algo disruptivo. Si bien, al principio esta evaluación externa suele verse con cierto recelo por parte de los evaluados, finalmente todos salen ganando: el evaluado siente que se conocer mejor a sí mismo y sus áreas de mejora, y la empresa se apoya en un tercero para que dé su opinión objetiva y desinteresada en temas sensibles.

Estos procesos suelen incluir diversas pruebas psicotécnicas, casos prácticos y entrevistas. Son rápidos y eficaces, además de conseguir una opinión de un tercero que puede ser objeto de estas "antipatías" que usted menciona, pero que no va a aparecer más por la empresa.

Si ello no fuera posible, le recomendamos que se tome tiempo para escuchar a todos aquellos sobre quienes ha de formarse una opinión de necesidades o personas sobrantes, así como de perfiles necesarios en el futuro, preguntando mucho antes de dar sus impresiones, descendiendo a hablar con todos los afectados.

Una vez que los interesados hayan sido escuchados, tenga en cuenta que es imposible quedar bien con todo el mundo y que entre las obligaciones de un directivo, por las que nos pagan, figura la de quedar mal en ocasiones.

Todo el personal involucrado tratará de transmitirle que necesita más recursos, pero como usted procurará asignárselos a unos en detrimento de otros, intente justificar sus medidas con datos objetivos cuando sea posible. Después de haber escuchado a los implicados, sea respetuoso en su exposición y no se preocupe si ha de quedar mal con alguien, que eso va en el oficio de directivo.