Cómo despedir a un amigo

13 mar. 2011

Cómo despedir a un amigo

Dirijo una ONG dedicada a ayudar a países en desarrollo, que ha crecido y necesita mayores dosis de gestión. Hace cuatro meses me traje a un amigo con amplia experiencia en banca de inversiones, al que convencí para que aceptara el puesto de director financiero. Creo que me he equivocado: no tiene los conocimientos ni el empuje necesarios para poner en orden las cuentas, y tenemos encima el cierre de resultados y la auditoría. Lo voy a arreglar, creo que voy a tener que despedirle y, además, perder su amistad. ¿Cómo puedo minimizar los daños personales y profesionales? T.I. Madrid

RESPUESTA. Lo primero que debe hacer, aun a costa de un sobreesfuerzo personal, es cerrar el ejercicio correctamente. Una vez pasado este hito, será bueno que haga un balance junto con su colaborador y amigo de cómo ha evolucionado la situación desde que se incorporó, dándole su visión sincera y honesta de cuáles eran sus expectativas y los resultados obtenidos, contrastándolos con las de la otra parte. Si la situación es como describe, probablemente de ese proceso de reflexión ambas partes lleguen a la conclusión de no haber alcanzado los resultados previstos.

Si, efectivamente, se encuentra en un caso de falta de conocimientos técnicos para abordar una responsabilidad como la que describe, no le va a quedar más remedio que explicarle que necesita a alguien que le aporte absoluta seguridad y solvencia profesional, lo cual es imprescindible en una función como la financiera por las implicaciones que tiene.

Partiendo de la base de que va a ser muy difícil que su relación personal se mantenga intacta, lo razonable será pactar un periodo prudencial para que la otra parte pueda explorar opciones profesionales, dejando la puerta abierta a que prefiera abandonar la empresa lo antes posible para evitar un mayor deterioro de la relación personal. Una situación como ésta describe, una vez más, la dificultad de compaginar una relación personal y profesional sin que alguna de las dos se acabe resintiendo. Suelen ser mucho más sólidas y duraderas las relaciones personales que se construyen a raíz de una profesional que se ha ido desarrollando a lo largo del tiempo, que al revés.

- Luis José Murillo, Director General de Odgers Berndtson España