Cómo afrontar el cierre de una fábrica

05 feb. 2012

Cómo afrontar el cierre de una fábrica

Soy el director general en España de una multinacional alemana del sector industrial de iluminación, con tres plantas de fabricación en España que abastecen el mercado ibérico. Hasta ahora hemos sorteado las enormes dificultades del sector, pero la caída de la actividad y la reducción del margen ha forzado al grupo a tomar la decisión de centralizar la producción. Tengo previsto el centro que tendremos que cerrar, pero se me plantean muchas dudas sobre cómo abordar el proceso de comunicación con mi equipo para garantizar que el traslado de la producción se realiza de forma adecuada. ¿Qué he de considerar para abordar el proceso? A.V. Madrid

RESPUESTA. Se enfrenta a un proceso muy complejo y delicado, en el que los trabajadores son uno de los aspectos más importantes. Vigile sobre todo la comunicación hacia ellos, al fin y al cabo sus trabajadores serán los más perjudicados y, probablemente, los que menos responsabilidad habrán tenido en este tema. Necesitará el apoyo de su equipo de gestión, que estará muy incómodo por la incertidumbre. Involúcreles y asegúrese de tener su compromiso con la gestión del cambio.

Explique lo antes posible la decisión del grupo y sus motivos, y comunique (primero a su equipo y luego a la plantilla) la necesidad de afrontar ciertas medidas desagradables para recuperar la competitividad. No intente suavizar los mensajes, diga la verdad y transmita confianza y seguridad en que el proceso se desarrollará de forma profesional y cuidando al máximo a los trabajadores.

Deje tiempo para que asimilen la decisión y para que analicen los drivers de elección. Utilice ese tiempo para hablar individualmente con sus gestores clave, asegure su involucración, escuche sus preocupaciones, transmítales confianza y exíjales profesionalidad. Use también esta etapa para preparar el camino con las personas más conflictivas.

Presente los motivos de la elección; sea objetivo y exponga argumentos basados exclusivamente en ratios de negocio. Hágalo de forma abierta pero gestionando previamente en el ámbito individual para evitar discusiones innecesarias. No se alargue en este punto, exponga justo a continuación el plan para el traslado de la producción; céntrese en las acciones a ejecutar de forma que su equipo asuma la responsabilidad de gestionar el proceso y, sobre todo, asuma la responsabilidad de cuidar a los trabajadores, que son los más afectados en este proceso.

Supervise el proceso; no deje ningún aspecto al azar y controle el cambio desde tres ámbitos clave: individualmente, con las personas más afectadas (no logrará cambiar sus percepciones pero evitará que se extienda la desmotivación). A nivel colectivo, con los trabajadores y el equipo de gestión, para mantener intacto su liderazgo. Y, sobre todo, supervise la hoja de ruta del traslado para garantizar que la gestión del cambio se haga correctamente.

-Vicente Segura, Director de Odgers Berndtson